Gracias K…

Espacio libre

Lo confieso: no tenía mucha fe en este viaje. El Turquino había subido mucho la varilla, solo el hecho de estar en el sitio más alto de Cuba no tiene comparación con nada y, por si fuera poco, ya había muchas bajas en la tropa. A eso habría que sumarle que hasta el último minuto las cosas parecían enmarañadas y que incluso el clima conspiraba contra nuestra pretensión de reunirnos, conocer a nuevos amigos y hacer algo por los Cinco en uno de esos tantos lugares hermosos de nuestra isla.

Con esos temores emprendí el camino. Ese día de la partida había sido de locura, pues en medio de los preparativos para que nada fallara en el trabajo, también tuvimos que buscar una nueva casa de campaña porque la que nos prestaron estaba rota. Casi hasta el último minuto estuvimos recogiendo cosas y bien apretaditos nos fuimos a Cacocum a…

Ver la entrada original 318 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s