Chelydoscopio

Aún me duelen las piernas, apenas puedo subir un escalón sin quejarme, pero me queda la satisfacción de mirar cualquier elevación de Cuba y sentir que puedo llegar a ella, porque estuve en la mayor de mi Isla. Pero el Turquino ya no es solo eso para mí, conocí mucha gente buena, a cada amigo podría dedicarle un post, ahora mismo me resultan muy entrañables los recuerdos de la subida, del viaje a los Morones, de la noche del baile, las risas, el canto, el agua, la Mula, las piedras, el mar, el busto de Martí, y mis amigos, el abrazo. De esto tengo que escribir con calma, pero ahora solo me salen frases. Vengo del lugar más alto de Cuba, el lugar más alto del mundo.

PS: Esto no es una declaración… pero fue lo que leímos, con Cuba a nuestros pies.

Ver la entrada original

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s