Hacia dónde vamos: política migratoria en Cuba

Recientemente, alguien me dijo: “Los cubanos tienen ansias de derrame, viven en una batalla permanente contra los bordes de la Isla”. No envejecía tal afirmación, cuando Raúl Castro, en la Asamblea Nacional, abordó algunos de los aspectos que pudieran provocar tal apreciación desde el otro lado.

Sin lugar a dudas, la actualización de la política migratoria vigente es un tema que mueve la opinión pública y hace palpitar a Cuba.

Afuera, este “punto de nuestra actualidad” se robó titulares. Fronteras adentro, despertó comentarios del silencio, testimonios lanzados sobre las aguas y conjeturas ajustadas al presente que miran a un futuro previsible.

No es hora de poner en tela de juicio “prohibiciones y regulaciones emitidas en otros momentos del proceso revolucionario”, establecidas en “legítima defensa”. Durante 50 años, manos imperiales han querido comerse la fruta de La Mayor de las Antillas y, gracias a estas medidas, se han preservado el capital humano y la soberanía de la Patria toda. Ejemplos bastan. Y no porque pretendan ignorarlos, dejarán de existir.

Pero ha llegado el momento de “modificar diferentes decisiones que desempeñaron su papel en determinadas circunstancias y después perduraron innecesariamente”, pues la salud de la familia cubana y nuestro proyecto social así lo demandan.

Antes de que fuésemos República, ya muchos saltaban sobre las olas en busca de plenitud o realización. A mediados del siglo pasado, algunos huyeron angustiados o se dejaron guiar por aquellos que pretendían desangrar a la naciente Revolución. Todavía unos pocos se van detrás de la mentira y la traición, “para granjearse adeptos y ayuda de sus patrocinadores en el exterior o justificar el abandono de una misión o contrato”, pero la mayoría sale con algún sueño en el bolsillo o en pos de reencontrarse con el que un día “se fue”.

Lamentablemente, este país puede contar miles de historias de pérdidas, emigrantes que por determinadas coyunturas o estados de desesperación, que no procuro enjuiciar, llegaron a tirar sus vidas al mar. Amparados en la criminal Ley de Ajuste Cubano, obligados a sortear “pies secos y pies mojados” para alcanzar sin visa “su felicidad”.

Pues, como acotó el Presidente: “Los emigrados cubanos son, a resultas de la mentira repetida miles de veces, denominados ‘exiliados políticos’ que escapan del comunismo. Es decir, para ellos, de Cuba, los ciudadanos ‘se escapan’, mientras que del resto del mundo, emigran”.

Más allá del reality show que construyen quienes conceden al inmigrante cubano el status de refugiado político y premian con el derecho de ser ciudadano estadounidense, existe una fuerte comunidad en el exterior que rompe la oportunista burbuja de los vendepatrias y manifiesta su solidaridad con los habitantes de este pedacito de tierra que tantas emociones evoca.

Raúl habló de “flexibilización” de la política migratoria. Y he ahí una cuestión esencial, hemos de esperar cambios adaptados a las circunstancias, que no dobleguen ni rompan principios, porque la Isla no puede extender sus límites desprovista de “contramedidas”, desprotegida de la maldita saña del vecino del Norte. Ningún cambio profundo puede ser estremecedor e improvisado, cuando tenemos tanto que perder.

No creo que el mundo cambie a los cubanos. ¿Por qué hemos de pensar que todo el que quiera y pueda salir del país, se quedará? Y si lo hace, le asiste su derecho, el derecho humano a vivir donde desee. Ayer, un joven me comentó: “No quiero irme, para qué buscar fuera lo que no necesito”. Los profesionales bien pueden propagar sus conocimientos, vivir e intercambiar experiencias, aprovechar posibilidades que brindan otras regiones y no hacer concesiones que degraden la buena voluntad ni quebranten la ley.

Absolutizar pensamientos o ver la posibilidad de viajar como una herida que lacera o pone en peligro a los revolucionarios no nos conducirá por buen camino. “Detrás de todos estos años” han sufrido la familia y el alma de la nación cubana. ¿Por qué satanizar la migración, cuando ella ha estado ligada al propio desarrollo de la humanidad? Todos, al llegar a la tierra, tenemos derecho a preguntarnos de dónde venimos y escoger hacia dónde vamos.

Anuncios

4 comentarios en “Hacia dónde vamos: política migratoria en Cuba

  1. Dianet, excelente tu trabajo. Los que vivimos en el exterior (de Cuba) y la seguimos amando y defendiendo todo lo defendible de la Revolución agradecemos que la prensa y los periodistas cubanos se pronuncien como tu lo has hecho. Felicidades y muchas gracias por tus palabras. Luis Manuel.

  2. Pero, como no haber fronteras adentro comentarios de silencio??? Si es que alli todo esta prohibido,no existe la libre expresion,a menos que esta sea para el culto y la apologia al sistema.prohibiciones establecidas en “legitima defensa” Asesinar a hombres,mujeres y ninios como lo hicieron el 13 de Julio del 94 con el remolcador “13 de Marzo”,,,eso es legitima defensa??? Por favor!!!! Poner preso a un ser humano 12,15,20 anios como preso politico solo por quererse marchar de su tierra??? como si fueran esclavos costosos que escapan del calvario. los que nos vamos de Cuba,no vamos detras de una mentira,vamos detras de derechos y libertades que en nuestro pais nos son negados,ah,y no traicionamos a nadie porque no tenia-en mi propio caso- compromiso alguno con el despotico regimen.Ud ve como ud mismo trata de colocarnos en una posicion desventajosa respecto a nuestro lazo con nuestra patria,que de paso le digo que no es ni sera nunca mas suya que mia,porque ud no pudo irse y yo me marche!!!! Ud dice “como acoto el presidente” cual presidente?? quien o quienes lo eligieron??? Cuando fue esa eleccion libre que le otorga esa legitimidad al castrense,como presidente ??? Ud dice “a resultas de la mentira repetida miles de veces”denominados “exiliados politicos” No sea torpe ud!!! Muchos salen sin una vision politica y sin una idea fija de por que se fueron,pero una vez fuera, toman conciencia de lo que son,no solo por disfrutar de esa libertad que no se conoce en Cuba,sino porque cuando intentan retomar vinculos con su tierra,son victimas-como somos todos- de las humillaciones mas increibles por parte de lo que ud llama “gobierno cubano” Se nos hace obligatorio sacar el odioso pasaporte cubano,aun cuando se posee otro y este se nos cobra excesivamente caro(como una penalidad por habernos marchado y con nuestro acto,decir que renunciamos a vivir en el “paraiso socialista”) Una vez que uno llega en un vuelo de Iberia,por ejemplo, se nos separa del resto de los pasajeros espanioles y se nos obliga a hacer una cola para chequearnos hasta el tuetano y cobrarnos un ojo de la cara por las cuatro cosistas que uno con tanto sacrificio,le trae a su familia,mientras a los espanioles les dan via libre sin importar que tan grande cantidad de equipajes y efectos electrodomesticos traigan sin cobrarle un solo sentavo.Lo contrario de lo que sucede en cualquier otro pais que intentan proteger a sus nacionales,no importa por que via ni cuando “emigraron” eso es verdaderamente humillante y tendra que cambiar. Ud por un lado nos quiere endilgar la condicion de “emigrantes” y por otro lado nos llama vendepatrias. Si para uds somo eso,vendepatrias,entonces para los de aca seguiremos siendo refugiados politicos. Dejaran de existir un dia la ley de ajuste cubano de 1966 y el acapite de pies secos,pies mojados,cuando en nuestra tierra se nos mire igual que en cualquier otro pais a sus emigrantes,cuando se nos trate con el mismo respeto que a cualquier otro,tanto turista extranjero como cubano de regreso de misiones oficiales,como en todos los demas paises. Con el rencor constante contra nosotros porque nos fuimos,ni ud ni nadie ganara nada humillandonos en los aereopuertos de la nacion. Ud tiene muchos fantasmas en su mente y tambien contradicciones en su escrito.Como ya le dije ud no es ni sera-independientemente de lo que escriba- mas patriota que yo,ni viceversa.Mas bien ud escribe con cierto resentimiento,del que le aconsejo se despoje cuanto antes………..Saludos

  3. de qué presos políticos hablas si ya todos fueron liberados? ¿en qué te basas para asegurar eso..los has visto tú? lee la constitución de la república de Cuba para que comprendas por qué es obligatorio sacar el pasaporte cubano… y por último: tener o no una nacionalidad no dependen de papeles, depende de sentimientos, sentimientos que están por encima de convicciones políticas, porque no se puede pretender ser cubano cuando se odia a Cuba. No importa en qué lugar del mundo estés, si vienes a compartir con los que se quedaron sin echarles en cara lo que tienes o lo que ellos no tienen, sin convertirte en gran solucionador de problemas (podías haberte quedado y ser más útil), entonces nuestros brazos están abiertos para recibirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s