Lo vio toda Cuba… Reabre el Teatro Eddy Suñol de Holguín

por Leandro Estupiñán 

Lo vio toda Cuba, en vivo por la televisión cubana. Julián González, presidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, encargado de las palabras inaugurales, aseguró: “No es abundante en ninguna parte del mundo abrir teatros. Asistimos a un hecho muy especial”.

El lunetario era colorido: Vestidos, guayaberas, risas y camisas de mangas largas. El flachazo de alguna cámara descubriendo las columnas y el techo, cerca de donde motivos Art Decó subrayan el estilo arquitectónico. Allá, los sillones rojos y el hermoso telón.

Los aplausos cuando apareció Tatiata Zúñiga, quien fungió como locutora. Concepción Casals, directora del Lírico, tuvo a su cargo la dirección de la Gala, y ya había adelantado algo. Sin embargo, el momento superó los pronósticos, y el desempeño de los artistas fue fenomenal. El Teatro Lírico Rodrigo Prats mantiene su condición de alma del Teatro, su sede habitual.

Todo comenzó con fragmentos de la Zarzuela María La O, y los solistas Liudmila Pérez y Alejandro Aguilera conectaron talento joven y profesionalidad en un mismo sitio. Luego, María Luisa Clark interpretó, como era habitual en ella, de manera excelente, un tema de Lecuona, cuya música fue recurrente en la noche.

María Luisa Clark, acompañada de la pianista Rosario Aguilera, solo fue el inicio, la seguridad de que el Lírico tuvo un antes y un ahora muy bien plantado, gracias a las nuevas generaciones que colman la institución cultural. Cuando les correspondió a los solistas María Dolores Rodríguez y Yuri Hernández, acompañados al piano por el Maestro Frank Fernández, sucedió la apoteosis. La gente se puso de pie, ovacionó, aplaudió.

Antes, ya se había visto un fragmento de la opereta La viuda Alegre, con Julio Proenza y María Luisa Clark de solistas, y los bailarines Estheysis Menéndez y Camilo Ramos, del Ballet Nacional, habían interpretado el pas de deux de Coppélia.

La noche fue guiada por un programa en manos: Un librito elegante, preparado por el Departamento de Comunicación Cultural. Además de ofrecer el guión de la Gala, que rindió homenaje a Raúl Camayd, informaba detalles técnicos: El Teatro Eddy Suñol, luego de 10años cerrado, abría gracias a créditos negociados con entidades financieras de la Republica Popular China, al financiamiento del Ministerio de Cultura y al Gobierno Provincial.

El hecho tuvo detrás a muchos trabajadores (14 de ellos fueron reconocidos en medio de la gala) de la Misión Confianza, la ECOI-9 (CONAM), las empresas Vértice y Atrio, así como COPEXTEL, MAGESA y KTP. El resultado: Un foso para la orquesta acompañante, sistema de mecánica escénica, con 25 varas y 20 metros de altura, lunetas para 836 personas, baños, 12 camerinos, cuatro equipos para la climatización y buenas luces. Sin contar la sala Alberto Dávalos, donde se presentan agrupaciones de pequeño formato. El costo total, según programa: 5 millones de pesos, de los cuales más de un millón fue en pesos convertibles.

Algunas transformaciones eran conocidas, pero quienes no entraron al interior del Suñol ni un día durante el mes de pruebas que precedió a la apertura oficial, solo podían recordar la edificación antigua, casi fiel a lo que había sito el Teatro Wensaslao Infante, abierto hace más de 70 años.

Pero, en la noche del miércoles 20 de julio de 2011, ante los ojos del público, varios actores invitados, Premios Nacionales de Teatro, como Nelson Dorr y Armando Suárez del Villar, las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en Holguín, así como autoridades del Ministerio de Cultura, el Suñol era un sueño hecho realidad.

Para cerrar, un final feliz. Frank Fernández había interpretado al piano el Ave María, de Shubert, y lo había dedicado a la memoria de Camayd, y la gente lo había aplaudido mucho, cuando aparecieron la Sinfónica de Holguín, el coro del Lírico, los participantes en el espectáculo y dos niñas para cantar la Damisela encantadora en una voz. La voz fue la de todos, y a la vez sobrepasaba el teatro, y la realidad. Holguín recuperaba una institución que, no solo por encontrarse en el centro centra la vida cultural.

El Suñol es historia y resultado de una cultura, de una ciudad y sus habitantes, del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s