Viengsay Valdés me robó la compañía

http://www.balletcuba.cult.cu/repertorio/carmen.html

Esta muchacha no se cansa de seducir. Aquella noche, él me acompañaba en el Teatro y ella lo embrujó con “La Magia de la Danza”.

Sensual, llena de ligereza y encanto, juguetona y apasionada vive cada mujer que interpreta.Vuelca las emociones sobre el tabloncillo queriendo beberse el espacio y el tiempo que la rodea.

El cuerpo de ella baila la música de la piel. Los ojos de él abrazan aquel ligero movimiento que engrandece las agazapadas curvas.

Pendiente del misterio, no nota su técnica: la verticalidad y pureza en la punta, el giro perfecto o el lirismo de su rostro. Esos encantos son desechables ante los secretos de su arte.

Dicen que es cubana. Y es cierto. En la escena revela la gestualidad de la Isla: domina y extiende sus límites.

Esta muchacha no se cansa de seducir. Con pasos ingrávidos llega hasta dónde quiere: ¡Bravo, Viengsay! Cae el telón. Y me lo regresa envuelto en suspiros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s